lunes, 31 de julio de 2017

Espantapájaros

Espantapájaros en un campo de arroz de Japón.

“Hierba que poco crece ayuda merece.” (Refrán)

Así se llama al muñeco de trapo, simpático o no, ubicado en un sembrado para ahuyentar a las aves que buscan las semillas. Él las espanta, por ser un armazón con silueta humana, vestido con ropa en desuso. El escritor japonés Masaoka Shiki (1867-1902) señala que “en este mundo efímero, también los espantapájaros tienen ojos y nariz.”

Un agricultor prudente hace todo lo posible para prevenir sus cultivos. El poeta francés Víctor Hugo (1802-1885) comenta que “no hay malas hierbas ni hombres malos; sólo hay malos cultivadores.” Ese monigote ayuda al sembrador para que se cumpla el dicho: “El que siembra, cosecha.”

En el lenguaje coloquial se designa despectivamente a quien se viste, no a la moda, de manera ridícula o extravagante. Esa representación agreste sugiere ser útiles y no grotescos como un espantapájaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.