domingo, 31 de mayo de 2020

Vacunas sí, vacunas no


“Más vale prevenir que curar.” (Refrán)

El inglés Edward Jenner (1749-1823) es el precursor de la vacuna. En 1796 la descubrió, la aplicó y obtuvo inmunidad ante la infección de la viruela. La Organización Mundial de la Salud anunció que esa enfermedad se erradicó como epidemia, recién en 1980.

Una de las campañas publicitarias de la sanidad pública se expresan así: “¿Están al día tus vacunas?” Ellas son el mayor logro histórico en reducir e incluso en erradicar muchas enfermedades. Los investigadores y profesionales de la medicina evalúan su eficacia.

El médico epidemiólogo estadounidense William Foege (1936) bien dice: “Las vacunas son los remolcadores de la salud preventiva.” No todos piensan de igual manera. Hay personas que se oponen a su aplicación y argumentan que son nocivas, a pesar de estar comprobado científicamente lo contrario


En las relaciones humanas, El escritor italiano Alberto Moravia (1907-1990) aconseja desechar el cansancio y afirma: “la única vacuna contra el aburrimiento es el amor.” De lo dicho no hay lugar para el dilema vacunas sí, vacunas no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.