domingo, 30 de junio de 2019

El Tango


“Quien canta sus males espanta.” (Refrán)

El origen de esa palabra es controvertido y acepta diversas teorías. Pero, así se denomina a un género musical de la región rioplatense. Terruño donde las corrientes migratorias europeas y africanas se fusionaron con la nativa, influenciando con aportes melódicos.

Sus acordes armoniosos son reconocidos en todo el mundo. Su interpretación musical admite una variedad de instrumentos. Actualmente el bandoneón ocupa un lugar preponderante.

El compositor argentino Enrique Santos Discépolo (1901-1951) es uno de los máximos poetas del tango al cual lo define como “un pensamiento triste que se baila.” Las estrofas de “Cambalache” la compuso en 1934 para el film “El alma del bandoneón.”

Su ritmo y sus letras calan hondo en el sentimiento popular. Su danza entreteje emociones en los bailarines. El erudito escritor Jorge Luis Borges (1899-1986) afirma que: “El tango está lleno de despedidas.” Carlos Gardel (1890-1935) Es el representante más genuino y se lo recuerda como “el zorzal criollo.” Él asevera con autoridad: “No basta con tener la voz más melodiosa para entonar un tango. Hay que sentirlo, hay que vivir su espíritu.”


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.