jueves, 27 de noviembre de 2014

Los cortes de luz.


“Hay dos maneras de difundir la luz…ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”.
(Li Yutang) 

En la ciudad Autónoma de Buenos Aires, el área delimitada por las calles Perú, Bolívar, Alsina y Moreno, se la conoce como la “Manzana de las luces.” El 1 de diciembre de 1821 el periódico “El Argos” propuso ese apelativo, en alusión a las instituciones culturales que funcionaban en dicho predio. 

En 1661 se instalan en ese lugar los Jesuitas y construyen, a medida que pasa el tiempo, diversas dependencias educativas y religiosas. En 1980 debajo de esos inmuebles se descubre la existencia de túneles que datan de fines del siglo XVI o principios del siglo XVII. Existen diversas teorías acerca de la finalidad de los mismos. 

La edificación levantada por los religiosos todavía se conserva y dio origen a la movida intelectual de la ciudad. Allí, aún perdura esa fuerza impregnada en las obras de artes exhibidas. En la actualidad, su erudito y apreciado museo es faro que ilumina la historia, haciendo caso omiso a los cortes de luz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.