jueves, 26 de abril de 2012

¡Ah! Los gatos.


Existe una curiosidad lingüística en referencia a ese animal. Es llamativa la semejanza  de esa palabra  en los idiomas que se mencionan a continuación:

En armenio: catz.

En ruso: kots.

En polaco: kot

En danés y holandés: kat.

En sueco: katt.

En alemán: katti o katge.

En francés: chat.

En latín: Catuo.

En italiano: gatto.

En español y portugués: Gato.

Se dice que en el antiguo Egipto, halla por unos dos mil años antes de Cristo, los gatos eran considerados sagrados. Sus dueños, al morir una  de esas mascotas, en señal de duelo se rapaban las cejas y por veneración los momificaban.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.